El Índice de Garantía de la Competitividad (IGC) en el arrendamiento

El art. 18 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (en adelante, LAU) establece que, a falta de mención expresa de otro índice o porcentaje para la actualización de la renta en el contrato de arrendamiento, el valor de referencia será la variación anual del Índice de Garantía de la Competitividad (IGC). Pero, ¿en qué consiste y cómo funciona dicho índice?

Constituye una tasa de revisión de precios, calculada y publicada por el Instituto Nacional de Estadística mensualmente. Para lograr que el IGC sea mucho más estable que el “volátil” IPC, lo que ha hecho el gobierno es establecer unos factores correctores, tales como:

  1. Tope máximo y mínimo: el IGC tendrá un tope máximo del 2% y un “suelo” del 0%, por lo que no cabrá la actualización a la baja de la renta del alquiler si las partes han sometido las actualizaciones de la renta al IGC. Este es uno de los elementos que impedirá que los precios (la inflacción) se dispare hacia arriba.
  2. Basado en IPC de la “zona euro”: otros de los factores que impedirán que la inflación se dispare es que a partir de ahora el IGC va a tomar como base los datos del IPC de la zona euro que es, como he indicado, más bajo que el que tradicionalmente hemos tenido en España.
  3. Factor corrector histórico: además de estar basado en el IPC de la zona euro, se aplicará un factor corrector (reductor), es decir, se restará un porcentaje correspondiente a la pérdida de competitividad de la economía española acumulada desde 1999.

Se trata de un porcentaje aplicado de forma subsidiaria, es decir, en defecto de la indicación expresa por los contratantes de otra referencia para actualizar la renta, dando siempre preferencia a lo pactado entre las partes. Lo cual, sumado a que con anterioridad a la reforma operada en la LAU en el año 2015 el índice de referencia dispuesto por la ley era el IPC, hace que no sea nada habitual la aplicación del IGC en la práctica, pues actualmente existe la tendencia a continuar incluyendo en los contratos de arrendamiento la revisión de las rentas de conformidad con el IPC.

En la realidad práctica, la trascendencia entre la elección de uno u otro índice para la actualización de la renta no es especialmente relevante en los supuestos de arrendamiento de vivienda habitual. En cambio, sí resulta especialmente interesante estudiar la evolución de ambos índices para optar por uno u otro en los arrendamientos de locales de negocio o naves industriales, ya que, en principio, van a tener una mayor duración y, por tanto, tendrá lugar un mayor número de actualizaciones de renta.

En definitiva, si usted tiene dudas acerca del índice de revisión de la renta a elegir en la celebración de un contrato de arrendamiento, o tiene ya un contrato vigente y necesita asesoramiento sobre este u otros aspectos, desde Grup Assessoria Despí ponemos a su disposición un amplio grupo de profesionales que le brindarán un asesoramiento jurídico integral en la materia.

 

Desde Assessoria Despí,  le recomendamos que confíe en nuestro equipo de profesionales fiscalistas. Le ayudaremos a realizar una Planificación Fiscal personalizada, como herramienta básica para minimizar el pago de impuestos, comprobando periódicamente sus obligaciones y plazos a cumplir. No dude en ponerse en contacto con nosotros a través de aitor@assessoriadespi.net o en nuestra página web.

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

© 2019 - Todos los Derechos Reservados